Otro escrito viejo, esta vez en español

Empezó a andar con suavidad hacia la comodidad de un sueño superficial mientras su mente era bombardeada por imágenes, imágenes claras, vívidas, unas ya olvidadas y otras que habían sido recordadas en varias ocasiones. Entonces, palabras nunca dichas y otras ya dichas pero cargadas de remordimiento rompieron sobre su cabeza como un terrible temporal dejándolo todo empapado de letras que rompían contra un suelo de ladrillo formando grandes charcos negros. Todavía sentía el calor de un abrazo perdido hace tiempo y de una mano que le había abandonado, la angustia era desbordante saliendo a través de su garganta y agolpándose a la salida. Si eso era soñar, preferiría no hacerlo… El temporal cesó y la angustia amainó; al ver a su alrededor pudo ver las imágenes desvanecerse junto con las voces de un pasado inmediato que provocaba cierta nostalgia y sorpresa al ver como recuerdos tan vívidos se convertían rápidamente en efímeros y distantes. Aferrarse a ellos no serviría de nada frente al inminente futuro así que los dejó deslizarse suavemente a través de sus dedos sólo para descubrir que los extrañaría más de lo que pensaba.

Muchos de los caminos de quienes habían caminado a su lado se debían desviar ahora lejos del suyo, pero se preguntaba cuáles caminos se unirían de ahora en adelante. Quienes afanaron la separación tomaron un giro brusco y doloroso, mientras que los demás se separaban sin darse cuenta, ocupados en el futuro inmediato y sus implicaciones.

De repente, los eventos pasados ya no importaron mucho, sólo las marcas que habían dejado la cuales le hacían añorar terriblemente palabras que nunca le serían dirigidas, miradas que nunca recibiría, un futuro que nunca sería suyo. Sintió el deseo de correr, de escapar de todo aquello cuando se dio cuenta de la oscuridad que se cernía sobre su alma, una nube de juicios contra sí mismo y desengaños soportados con lo que creía que era fuerza, esperanzas destrozadas y heridas latentes, se había dado cuenta de su propia debilidad y con ella del peligro que corría su alma ante sus propios errores y juicios.

En ese momento recordó a aquella persona que a la fuerza le había hecho despertar, ciertamente era más fácil culpar al destino, al amor, a los sentimientos de sus desgracias sin embargo, eso nunca resolvería nada si no lograba salir de una realidad calculada y organizada.

La angustia volvió, y empezó a pensar frenéticamente en una manera de desecharla, de salvarse, de culpar sin sentir remordimiento, era más fácil tomar un camino en el que se salvara a cuesta del sufrimiento ajeno pero no debía, ¡no podía!. Se preguntó agitado que debía hacer, sabía que no podría tomar tal camino aunque lo deseara con todas sus fuerzas, debía encontrar aquel sentido que le ayudara a no escapar más, a dejar de sentirse de tantas maneras, y alejarse de tanta confusión, se preguntó de nuevo que debía hacer mientras que se alejaba del sueño y se adentraba una vez más en el mundo consciente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s